La Oficina de Información del Partido Comunista de Filipinas informó el 15 de julio que las operaciones de bombardeo realizadas por las Fuerzas Armadas de Filipinas desde mayo de 2017 hasta abril de 2022 han sido terriblemente indiscriminadas. El CPP dijo que "hasta el 82,89% de sus ataques aéreos y operaciones de bombardeo no tenían objetivos claros, más del 35% de los cuales cayeron cerca de comunidades civiles", matando al menos a 10 e hiriendo a otros cuatro, causando daños a la propiedad y los recursos, trauma generalizado, desplazamiento económico y la evacuación forzada de más de 10.000 familias.

El informe Actualizado Sobre los Bombardeos Aéreos, Ametrallamientos y Bombardeos de las AFP contiene información sobre 151 incidentes de bombardeos, ametrallamientos y bombardeos por parte de diversas unidades de las AFP, según han informado varias unidades del Nuevo Ejército del Pueblo, "así como noticias sobre incidentes publicitados por las AFP". Del total, 108 corresponden a bombardeos aéreos, 66 a bombardeos de artillería y 49 a ametrallamientos aéreos.

"Uno de los peores incidentes fue el bombardeo de madrugada de una comunidad moro en Maguing, Lanao del Sur, el 1 de mayo de 2022, en el que murieron al menos cinco civiles, incluidos niños", dijo el CPP. El bombardeo causó daños en la mezquita local, así como en viviendas y granjas.

A principios de este año, el 29 de enero, las AFP lanzaron al menos cinco bombas sobre una comunidad de pequeños mineros en la aldea de Santa Clara, Gonzaga, provincia de Cagayán. "Los informes indican que las AFP confundieron la comunidad con un campamento del NPA... Todavía no se ha determinado el número de víctimas civiles".

La intensificación de los ataques aéreos y los bombardeos de artillería formaban parte de las operaciones de contrainsurgencia del gobierno de Duterte contra el NPA. Sin embargo, del total de las operaciones de bombardeo, "sólo 10 golpearon realmente un campamento del NPA, tres golpearon campamentos abandonados del NPA", dijo el informe. Los ataques de las AFP en 2020 y 2021 mataron a 66 combatientes rojos del NPA e hirieron a otros 15. No hubo víctimas del NPA en 2017, 2018, 2019 y este año.

El informe reveló que los ataques indiscriminados e imprecisos también golpearon a sus propias fuerzas, matando a 68 e hiriendo a al menos 20 soldados y personal policial de las AFP.

En una noticia relacionada, Juanito Magbanua, portavoz del NPA en la isla de Negros, informó del asesinato de tres civiles por parte de tropas del 62º Batallón de Infantería de las AFP en la aldea de Trinidad, en la ciudad de Guihulngan, provincia de Negros Oriental, en la mañana del 26 de julio. "La ex trabajadora de la guardería Christina Jacolbe, su hija de 16 años Everly Kee y su pariente Rodan Montero fueron masacrados por soldados carniceros en su cabaña", dijo Magbanua.

Las fuerzas de seguridad del gobierno de Manila, dijo, "llevan mucho tiempo matando sin sentido a campesinos y civiles inocentes para aumentar su cuenta de muertos del NPA y hacer creíbles sus falsos encuentros".

Hizo un llamamiento a los defensores de los derechos humanos, a la gente de la iglesia, a los medios de comunicación y a la sociedad civil "para que lancen misiones de investigación y saquen a la luz estas despiadadas atrocidades perpetradas por las fuerzas estatales".