“No soy un terrorista” declaro Luís G Jalandoni, mientras conocía su designación como terrorista por el consello Anti-terrorismo del gobierno de Duterte. “He trabajado durante más de tres dècades por una paz justa y duradera en Filipinas”, añadía.

Jalandoni es Asesor Principal del panel de negociación del National Democratic Front of the Philippines (NDFP) en las conversaciones de paz con el Gobierno de la Republica de Filipinas. Antes del 2016, sirvió como Presidente NDFP para la paz durante más de 20 años.

El “Consejo Anti-Terrorista” emitió su resolución nº 31, fechada en el 25 de mayo del 2022, aunque su publicación tuvo lugar el 15 de junio, etiquetando a Jalandoni y otras cinco personas como “terroristas individuales” por, supuestamente, ser líderes del Communist Party of the Philippines (CPP) y del NDFP.

El jefe de información del CPP, Marco Valbuena, sentenció, “El Partido y el movimiento revolucionario denuncian firmemente el reclamo tan descarado, infundado e indignante. Fue hecho sin fundamentos y sin citar hechos judiciales concretos. Su objetivo es calumniar y restringir sus derechos democráticos”.

Valbuena, asimismo, declaró que “es el estado reaccionario Filipino, con el apoyo estadounidense, el auténtico terrorista…Sus fuerzas armadas y policía llevan a cabo asesinatos extrajudiciales, arrestos arbitrarios, torturas, evacuaciones masivas de las comunidades, imposiciones de toques de queda, bloqueos de alimentos y bombardeos aéreos, ametrallamiento y bombardeos a comunidades de civiles.